letras

  • Un camino algún lugar (2004)
    Letras
    • ESCARABAJO (instrumental)
    • DISTANCIA

      La ropa está fría de tanto que el viento sopló

      palabras de amores que nunca entendieron

      que el mar si no hay silencio no es el mar.

      La piel, si no está el sol no seca más.


       

      Tu cara que vuelve con cada brisita del sur.

      Tus ojos que espían saltando la espuma del mar,

      que si está quieto no es el mar.



      Y mi canción va al sur

      buscando el tibio de tus labios.

      En esta noche azul

      remonta un río de dolor.



      Tu cara que vuelve con cada brisita del sur.

      Tus ojos se cierran y el cielo se cambia la piel,

      se pone gris hasta explotar.

      Y el mar, que sin la sal no duele más.

       

      Y mi canción va al sur

      buscando el tibio de de tus brazos.

      En esta noche azul

      remonta un río de dolor.

      Distancia.

    • NADIE DUERME

      Nadie duerme cuando hay sed.

      La ciudad arde en la piel gastada

      de hambre en carro.

       

      Como fue Babel pero en papel,

      ya no hay pies que aguanten

      sin dejar la huella de su sangre.

       

      Rastros que condenan este laberinto.

       

      No se come de la fe

      cuando falta sueño y no hay

      respuesta a tal descuido.

       

      La ostentación, la represión,

      alimentan pueblos de fantasmas

      sin destino.

       

      Sombras del olvido vagan por el suelo.

      Frutos del descuido, ciegos del poder.

       

      Gente del camino quiere ver el cielo,

      yugan el destino por poder crecer.

    • ABANICO

      La calle ahuyenta, el miedo...

      una mujer burlándose de mi

      se vuelve a preguntar si he muerto,

      si estoy dormido o soy un ser de ficción.


       

      El sol, un diario viejo, un laurel,

      agiten en mi cara aliento de abanico roto

      y si no despierto, dejen que limpie el viento.

       
       

      Algunos momentos ceden como hojas secas.

      Como este murmullo, rosario de sinrazones.

      Sigo buscando ese alivio cercano 

      a esos viejos besos.

      Sigo preguntando ¿dónde estás?

       



       

      La cama encubre el miedo a preguntar

      si afuera el temporal

      amaina o nos destruye el sueño,

      si ya perdimos o hay un tren sin dolor.

       
       

       

      Ni el mar, ni el más preciado despertar

      heredan un camino dulce sin salvar distancias.

      Quiero pensarlo, quiero elegir el final.

       

       
       

      Algunos momentos vagan como hojas muertas.

      Como este silencio, siesta de sueños cortos.

      Sigo buscando esos ojos que dicen

      que estoy enfermo.

      Sigo preguntando ¿quienes son?

       
       

       

      El sol, un diario viejo y un laurel,

      agiten en mi cara aliento de abanico roto

      y si no despierto,

      dejen que limpie el viento,

      dejen que barra el tiempo.

      Abrir. 

       

    • EL VALS DE LA MOSCA

      Era una miel de otro tiempo,

      un temblorcito en el cuerpo.

      Por esos ojos la almendra lamía la tierra,

      sangraba vergüenza.

       

      Yo le zumbaba unos versos,

      revoloteaba en su cuello.

      Le secreteaba canciones con sed de Quijote.

      Siempre contra el viento.

       

      Reirán, todas las moscas del pueblo,

      de mis labios secos

      seseando palabras de amor.

       

      Era una miel de otro tiempo,

      un temblorcito en el cuerpo.

      Por esos ojos la almendra lamía la tierra,

      sangraba vergüenza.

       

      Reirán todas las moscas del pueblo,

      de mis labios secos

      seseando palabras de amor

      que se irán, como la lluvia de enero.

      Con sus alas rotas,

      babeando canciones de amor.

    • SUEÑOS DE AUTOSTOP

      Un camino, algún lugar.

      Autos viejos que convidan sueños.

      Sueños de autostop.

       
       

      El olor a tierra y pan.

      Un bolsito lleno de virtudes

      que hay que descifrar.


       

      Campos de desilusión.

      ¿Cómo caminar entre las nubes

      sin ser ligero?

       
       

      Tanto que dejar atrás.

      Es una mochila con un yunque

      y el horizonte un sindolor

      con el calor que trae el sol.


       

      Un recuerdo de ciudad:

      el amanecer visto en tus ojos

      (igual que se ve en el mar).

       

       

      Ruta de espejo al final,

      autos viejos con retrovisiones

      que no hay que olvidar.


       

      Campos de desilusión.

      ¿Cómo caminar entre las nubes

      sin ser ligero?

       
       

      Tanto que dejar atrás.

      Es una mochila con un yunque

      y el horizonte un sindolor

      con el calor que trae el sol.

       

       

    • INDECISO

      Era en crudo,

      era un gris amanecer que empezaba.

      No paraba de llover,

      y a despedirse...

       

      Esperando

      que dejara de sangrar una herida.

      Como una frágil razón para insistir.

       

      Y en un cajón guardó unas cosas,

      siempre guarda, siempre deja

      una razón para insistir.

       

      Era junio,

      eran hojas que quebrar trastabillando.

      Ir rumiando sin pensar

      en despedirse.

       

      Esperando

      que dejara de sangrar una herida.

      como pálida razón, pa arrepentirse.



      Y en un rincón lloraron cosas

      siempre guardan, siempre cuidan

      la ilusión de reincidir.

       

      Esperando

      que dejara de sangrar una herida.

      como pálida razón, pa arrepentirse.



      Y en un rincón babearon cosas

      siempre guardan, siempre cuidan

      la ilusión de resistir.

    • EL PERFUME

      Soñé que vos estabas.

      Lloraba yo otro amor

      y entonces me abrazabas. 


      Si es nuestro este calor,

      no puedo ya fingir.

      Temblando despierto rumiando

      si es que esto es el amor.


      Sentir que va brotando.

      Perder lo que una vez,

      querer morder tus labios.


      Guardarme la ilusión

      hasta explotar con el alcohol.

      Y entonces parezca que el miedo

      me cuida el corazón


      Tantear y que estés cerca.

      La lluvia ya pasó,

      entibia tu presencia.


      Perfume del amor,

      aroma de un dolor.

      Por eso parece que el miedo

      me cuida el corazón


      Si es nuestro este calor

      no puedo ya fingir

      Prefiero mostrar las heridas:

      hablemos de dolor.


      Perfume del amor,

      aroma de un dolor.

      Por eso parece que miedo

      me cuida el corazón.


      Perder lo que una vez

      fue calma y candidez.

      Por eso despierto y extraño

      tus manos de algodón,

      que curan el dolor.

    • INVIERNO

      La luz de tus ojos esculpen mis versos.

      Te veo y amaina el invierno

       

      Escarbo tanteando una frágil promesa.

      Mis huesos van envejeciendo.

       

      Sin vos, así…

      me seco y me siento morir.

       

      Lejos los besos, sueltos los perros,

      mi puerta da sólo un infierno

       

      Yo soy como el sauce que lejos del río,

      insiste en llorar a sus muertos.

       

      Sin vos, así…

      Me seco y me siento morir.

       

      Lejos los besos, sueltos los perros,

      mi puerta da solo a un infierno

       

      La luz de tus ojos esculpen mis versos

      Te veo que amaina el invierno

       

      Con vos, así…

      me acuesto y quisiera dormir

      por siempre.

       

    • LUNA VIEJA

      Luna vieja de otras manos.

      Se gastó ya tu brillar.

      Hoy venís con tu lamento,

      que ahora implora por piedad

       

      Por nostalgia, por tocarte,

      por sacarte una vez más,

      me hice un juego de ojos nuevos

      pa volverte a acariciar

       

      Padre nuestro, padrecito,

      si hoy domingo me escuchás...

      Me tocás el valsecito,

      que la ingrata va a bailar.

       

      Padre nuestro, padrecito,

      si hoy domingo me escuchás,

      me tocás el valsecito,

      que la ingrata va a bailar.

       

      Que aunque este vieja y gastada,

      yo siempre la quiero igual.

       

    • OJOS VERDES

      Fue un domingo y eran ojos verdes,

      más no pude contestarme al preguntar

      si es que soñé o quizás se fue.



      Solo guardo dos recuerdos vagos:

      una almohada con perfume y el rumor 

      de un te quiero tan borracho que asustó

      Quizás soñé. Quizás, no sé...



      Por saberte revolví la noche,

      reviviendo los hechos con candor.

      Y te encontré, quizás, no sé



      Sólo guardo dos recuerdos vagos:

      unos cuellos con perfume y el alcohol. 

      Y un te quiero y el silencio que siguió.

      Quizás lloré, quizás, no sé...



      Ya estoy flaco

      Y aun sigo buscando.

      Ya no duermo evitando confusión

      Ya estoy muerto

      Pero muerto por tu amor



      Ya estoy muerto

      Pero muerto por tu amor

    • Y VUELVO

      Mirando a los ojos me voy para el río.

      Mirándote, me voy derretido.

      Al agua vestido,al suelo bebido.

      Saltando como niño que viene desde un sueño

       
      Me agarro y me envidio de cosas que han sido.

      Subiendo a los trenes sin un rumbo fijo.

      Tu pelo me habla, tu boca me canta

      canciones perdidas de calles sin salida

       
      Y vuelvo, quemando el tiempo,

      cortando el fuego que se paró.

      Despierto,voy con mi alma,

      en este sueño que se durmió.

       
      Los días escapan, las olas no acaban.

      Espejos y sombras, dibujos sin forma.

      Ya nada es igual, ya todo se va.

      Canciones perdidas en calles sin salida.

       
      Y vuelvo, quemando el tiempo,

      cortando el fuego que se paró.

      Despierto, voy con mi alma,

      en este sueño que se acabó.