letras

  • Santo Remedio (2013) (2013)
    Letras
    • Algo del río

      Algo del río

       

      Guardo algo del río que hubo en tus ojos.

      Guardo tu aliento como un tesoro

      y eso respiro.

       

      Hago una cruz de sal, armo un refugio

      para descansar hasta que cambie el viento,

      hasta que pase el frío,

      hasta que baje el río.

       

      Amanecer de ripio,  agujas de rocío,

      rompen la bruma, nos desanudan. 

    • Lo que nos pasa

      Lo que nos pasa

       

      Tanto ruido detrás de la pared,

      tantos silencios por romper

      lo que nos pasa.

       

      Entrañable el discurso ese de ayer.

      Me desarmó en lo que una grulla de papel

      muere incendiada.

       

      Después prendí la tele para intentar dormirme. 

       

      Me hundí en un mar de languidez.

      Me hundí abrazado y no morí de amor,

      morí de sed.

       

      Desayuno entre charlas de ascensor

      y una distante intimidad para explicar

      lo que no pasa.

       

      Tanto ruido detrás de la pared.

      ¿Será el motor elevador o nuestra piel

      que se desgarra?

       

      Después prendí la tele para intentar dormirme. 

       

      Me hundí en un mar de languidez.

      Me hundí abrazado y no morí de amor,

      no morí de amor, morí de sed.

    • Pasillo hacia el río

      Pasillo hacia el río

       

      Vivo y revivo el momento en que te he perdido.

      Si en cada copa de vino vos me dejaste.

      Vivo y revivo el momento de desconocerte.

      Sigo vagando sin suerte al costado del río.

       

      No pude aunque quise llorar cuando vos te fuiste.

      No pude rogarte, implorarte, no pude nada.

      Entiendo que no te hallaras en mis pantanos.

      Pusiste los pies en el barro y ya te caíste mujer.

       

      Quiero que el río me cure,

      quiero que el río me abrigue

      y me lleve para volver a empezar.

       

      Quiero olvidarme de todo,

      quiero olvidarme del río,

      quiero olvidarme del barro que traigo conmigo. 

    • Santo Remedio

      Santo Remedio

      Parten, salen en busca de un sueño,

      De un trabajo, de un amor,

      de unas horitas de sana ocupación

      de algo que puedan contar.

       

      Tarde

      Se les escurren las horas.

      El verano, el  despertar.

      Los va tapando hasta el cuello el arenal.

      Y entre los ojos el bar.

       

      Santo remedio,  beben el tiempo

       

      Tarde,

      Las cosas fueron tan lejos

      que un lugar, una ciudad

      ir  remendando recuerdos sin final,

      hasta la orilla del mar…

       

      Santo remedio, sueñan despiertos.

      Santo remedio, beben el tiempo.

    • Merienda

      Merienda

       

      Hundo el pan en el café

      y todo el mantel manchado.

      Tu mirada es un puñal,  

      todo te hace mal.

       

      Ya no puedo respirar,

      tengo el pecho desarmado.

      Vos querés gritar

      y a mí me tiemblan las manos. 

       

      Y ahora tus manos destejen la tarde

      en silencios partidos

       y vuelcan la taza.

      Todo se vuelve a inundar.

       

      Y ahora la angustia, las migas que ahogan,

      la mesa es un río.

       

      Ya no queda más que hablar, ya nos rendimos.

      Ya nos dejamos llevar, vos te ponés a trapear,

       yo sólo intento flotar.

    • Corazón (Autocríptico)

      Corazón (autocríptico)

       

      No te bancás el frío, siempre es invierno y te preguntás:

      ¿Cómo estará el infierno, es con reserva o habrá lugar?

       

      Ponele nafta al fuego y con la lumbre volvé a mirar.

      No se te olvide nada si te vas sólo en la oscuridad.

       

      Sólo con querer no alcanza,

      hay que dar y dar de nuevo.

       

      Nunca creíste en cruces, son solo historias de algún ritual.

      Pero nadás en culpa los siete mares y más allá.

       

      Sólo con creer no alcanza,

      Hay que dar y dar de nuevo.

       

      Corazón de espíritu caótico,

      tanto andar errático y fatídico.

      Te ves elevándote a lo cósmico

      pero sólo son delirios místicos.

      No hay razón sin paz.

       

      Vos querés vivir un mundo lógico

      pero lo encarás con ansiolíticos,

      vos querés andar sobre algo sólido

      dejá de flotar en un mar químico.

      Todo lo demás, todo lo demás vendrá.

       

      Acuñás frondosos sueños bélicos,

      siempre con finales tragicómicos.

      En tu extraño cóctel ideológico

      todo se deshace en lo político.

      Corazón sin paz, todo lo demás vendrá. 

    • El Inadecuado

      El Inadecuado

      Como quien no quiere la cosa,

      patea la piedrita de coté con el empeine

      y la siente cuesta abajo, y la espía de reojo.

      Como quien relojea impasible

      el tiempo de una rodada

      y saborea con vértigo ese destino de abismo.

       

      Despertó y tomó la calle en un acto de ansiedad,

      aun estaba dormido.

      Se decía que andar traería el sentir.

      No hay dolor sin consuelo.

       

      Se acercó al puesto de flores y el aroma del jazmín

      lo atravesó como a un fantasma.

      La florista ni lo vio, ni le habló.

      Pero igual se sintió vivo al pensar,

      al pensar que las flores sólo son para los muertos.

      ¿O será que es un fantasma inadecuado?

       

      Y encaró la avenida en total libertad.

      Y cerrando los ojos hizo un salto mortal.

      Y en un instante vio proyectada su vida

      en principio y final.

      Remontó un vuelo incierto y al fin se estrelló

      contra la realidad.

       

      Despertó y tomó la calle como una necesidad,

      aun estaba mareado.

      Manotazo de ahogado, domingo irreal.

      No hay dolor sin sosiego.

       

      Encaró la avenida en total libertad.

      y cerrando los ojos hizo un salto mortal.

      Y en un instante vio proyectada su vida

      en principio y final.

      Remontó un vuelo incierto y al fin se estrelló

      contra la realidad.

       

      Los fantasmas no sangran, sangran los inadecuados.

      Los de la muerte romántica, poética, ególatra

      Los que ruedan cuesta abajo en lugar de avanzar.

      Los que ven al abismo como quien mira el mar y comentan:

      Qué lindo che… qué lindo,

      parece una postal. 

    • Esta no es una canción de amor

      Esta no es una canción de amor

       

      Como el reloj, avanza

      hasta quedar sin cuerda,

      sin tregua y sin razón…

       

      A contraluz, descalza

      se aleja,

      se desarma,

      se vuelve una visión.

       

      Si hay remar yo remo

      Si hay que nadar, aprendo.

      Si hay que esperar, espero

      Si hay que volar me suelto

       

      Como la tierra, es fértil,

      rebrota,

      reverdece

      perfuma la estación.

       

      Como el andar del tiempo

      se fuga,

      se adelanta,

      siempre en ebullición.

       

      Si hay remar yo remo

      Si hay que nadar, aprendo.

      Si hay que esperar, espero

      Si hay que volar me suelto

       

    • Canción desordenada

      Canción desordenada

       

      Hay días voy en partes, voy todo desordenado,

      mi pelo desalineado forma guantes en mis manos.

      Hay días me desarmo, termino todo mezclado.

      Un brazo se me hace trompa y se burla del bailoteo

      del otro que se menea como la cola de un perro.

       

      Y al verse en algún espejo mis ojitos tan perplejos,

      se salen de su huequito y van rodando por el suelo.

       

      Hay días que me desarmo, soy todo un rompecabezas

      después cuando me reparan siempre me falta una pieza.

      Hay días que voy en partes, termino desfragmentado.

      un pie para cada lado, saltando por todas partes.

       

      Hasta que llega mi madre y pone el grito en el cielo.

      ¿Qué hacés todo hecho un enredo?

      ¡Que acá se acabó este juego!

      Cuando encuentre tu cabeza te daré un tirón de orejas.

       

      Y el ombligo botonea está debajo de la mesa.

       

      Ay, ay mamá, ¿para qué voy a ordenar

      si después vengo a jugar y todo vuelve a cambiar?

       

      Ay, ay mamá, bueno si hay postre está bien

      pero antes de irme a dormir algo te quiero enseñar.

       

      Ay, mi mamá, no es que yo me porte mal

      pero sin desordenar, no es divertido jugar.

       

    • Cicatriz

      Cicatriz

      Vi tu nombre en la pared, me dijiste.

      No esperaba mucho más que no estar sola.

      Así te encontré.

       

      Yo buscaba sin saber que buscaba.

      Intentaba descifrar, no imaginaba.

      Que iba a encontrar justo lo que necesitaba,

      que lo real, encuentra tibio en la mañana.

      Que tu respiración sana esta cicatriz.

       

      El desierto no estará más desierto,

      lo verás reverdecer de brotes secos.

      Si lo regás de inspiración cada mañana

      si lo real es que ahora hay luz en mi ventana

      si tu respiración sana esta cicatriz.

       

      Antes la noche marcaba mi pulso vital

      Antes el tiempo era escaso, el fracaso era el mar.

      Antes la luna era un frágil reemplazo solar.

      Antes las horas pasaban sin notificar.

       

      Y lo real es que ahora hay luz en mi ventana,

      que tu calor le da sentido a la mañana

      Antes la noche marcaba el latido inaudito que siempre

      marchaba febril, me hacía débil.

      Sin ver el sol.

       

      Y lo real es que ahora hay luz en mi ventana,

      que me regás de inspiración cada mañana.

       

    • Tempranito

      Tempranito

      Suena la alarma del reloj,

      tempranito a trabajar me voy andando.

      Voy canturreando una canción,

      una que habla de seguir, seguir remando.

       

      Siempre, con lluvia o con sol,

      haga frío o calor, mientras hago estas cuadras canto:

      Voy tempranito a trabajar

      para que mis hijos tengan lo mejor.

       

      Quedan recuerdos del temblor

      de palabras que nacieron en tus labios.

      Oigo promesas de tu voz, compromisos de tu amor.

      Hay risa, hay llanto.

       

      Siempre busqué lo mejor, para mi, para vos.

      Mientras lloro tu ausencia bailo.

      Voy tempranito a trabajar

      para que mis hijos tengan lo mejor.

       

      A la vuelta siempre soñaré estar en tus brazos.

      Buscar que tus ojos me reflejen lo que soy.

      A la vuelta siempre sonarán nuestras canciones

      Estaremos juntos hasta ver de nuevo el sol.

       

      A  la vuelta siempre soñaré estar en tus brazos.

      Buscar que tus ojos me reflejen como soy.

       

      Porque voy tempranito a trabajar

      para que mis hijos tengan lo mejor.

       

    • El Reflejo

      El reflejo

       

      La niebla de la mañana empequeñece al mundo.

      Y despertar es absurdo, no habiendo nada que hacer.

      A veces renuevo la fe y doy un paso hacia el frente

      y el sol sigilosamente va espiralando mi ser.

       

      Un manto gris de tristeza viene retrasando el día.

      Las horas baldías se estiran y pasan del ocio al hastío

      por eso camino hacia el río, sigo el camino espejado,

      sigo el camino embarrado, el de los sueños perdidos.

       

      Me duele ver mi reflejo en charcos de aguas tan turbias.

      Por eso espero la lluvia, a que limpie los espejos.

       

      La niebla de la mañana empequeñece al mundo.

      Y despertar es absurdo, no habiendo nada que hacer.

       por eso camino hacia el río, sigo el camino espejado,

      sigo el camino embarrado, el de los sueños perdidos.