letras

  • ME DARÁS MIL HIJOS (2002)
    Letras
    • CENIZAS

      Posé mis ojos en tus labios

      que temblaban sin sonido

      más que el tren que te alejaba

      de este infierno una vez más.

      No quise mirar más alto

      por temor a quedar ciego

      sin poder más que llorarte

      sin poder ni respirar.

       
      Fui como un barco a la deriva:

      no había consuelo,

      no había ni puerto ni luz

      que me guiara a tus besos.


      Perdí la calma y el deseo

      y me hundí en un mar de ensueño.

      Tuve sed de besos cortos

      con el cielo y me estrellé.

      Yo fui quien inició el fuego

      y derritió nuestras almas.

      Ahora guardo las cenizas

      de lo que hubo alguna vez.


      Fui como un barco a la deriva:

      no había consuelo,

      no había ni puerto ni luz.

      Yo me arrastré hasta tus besos.

    • POR QUÉ

      Ay vieja historia de amor de los sueños cansados,

      ibas buscando esa flor con los ojos febriles.

      Uno tendrá que sufrir o morirse de olvido.

      Dije queriendo pensar que quisiera creerlo.

       
      En mi puñal solo hay tierra,

      nada que deba asustarte

      Por quererte doy mi sangre

      y la bebo


      Ay vieja historia de amor de los sueños castrados.

      Ibas buscando esa flor con los pies entre el barro.

      Uno tendrá que sufrir o morirse de olvido.

      Dije queriendo pensar que quisiera creerlo.


      En mi puñal solo hay tierra,

      nada que deba asustarte

      Por querer te doy mi sangre

      y la bebo


      Yo escarbaría la piedra,

      yo quemaría las naves

      Clavaría mil puñales...

      por quedarme contigo

    • FUSIL

      Una trampa bien armada

      en un camino abandonado, 

      nos parece idiota. 

       

      Se pasó el día jactándose 

      de sus revoluciones, 

      no murió en ninguna.

       

      Y un fusil que espera, en un cajón.


      De mañana con resaca

      perseguía las razones

      que roían sus sueños .


      Se reía de los otros,

      mendigaba con sus versos 

      y clamaba piedad. 


      Por crecer, yo miento... Rompí a llorar. 


      Desairado en la memoria

      de los años que ya pesan

      y el alcohol de quemar. 


      Soy el alma del encuentro, 

      por mis venas corre el vino

      de los ideales. 

       

      Y un fusil, llorando, en un cajón. 


       

    • CANCIÓN DE OTRO

      Era aire seco en la voz y vos la miel.

      Eras de pasos y sed desnuda y yo

      me alimentaba a flor de piel.

      Decidí no jugar más y lo dejé,

      y conservé hasta el final palabras

      que traían tu nombre.


      El aire seco en la voz, frío al partir.

      Paso cansado y después...

      Después dormir.

      Como remedio llorar y descreer

      que haya culpables.


      Era aire seco mi voz y yo la sed.

      Era carbón y sudor de piel y vos,

      canción de otro.


      El aire seco en la voz, frío al partir.

      Paso cansado y después...

      Después dormir.

      Como remedio llorar y descreer

      que exista olvido.

    • DESTIERRO

      Partió, lleva los ojos en sangre y va

      con su valija hacia el mar,

      tiemblan las piernas.

      Salir, era lo unico importante.

      Sentarse y penar al sol

      hasta quebrarse la piel.

       
      Por arropar las heridas

      quiso pensar que era tarde y fue...

      Miró las olas romperse

      contra la piel del destierro.

      Se refugió al borde del mar.


      Dormir, y no importa si hay silencio atrás.

      Se imagina que el despertar traerá olvido.

      Dormir, es lo unico importante

      si horizontal la cruz,

      se hace más leve.


      Por arropar las heridas

      quiso pensar que era tarde y fue...

      Miró las olas romperse

      contra la piel del destierro.

      Se condenó, al frío del mar.

    • CRUZ DEL SUR

      Se queman las manos,

      se queman los ojos,

      se queman al vernos correr.

      Arrasa el verano,

      transpiro tu nombre

      y el vento no da pa'comer.

       
      Otra cruz pa'contemplar, al sur.

      Se transpira una canción pa' resistir.

      Otra cruz pa'contemplar al sur.

      Se transpira una canción, para vivir.


      Se acaba el milagro,

      desnuda mentira de martir pa' coleccionar.

      No hay pan en la mesa,

      la carne es de buitre

      y el agua que no hay que tomar.


      Otra cruz pa'contemplar, al sur.

      Se transpira una canción pa' resistir.

      Otra cruz pa'contemplar al sur.

      Se transpira una canción, para vivir.

       

      Se acaba el milagro,

      desnuda mentira de martir pa' coleccionar.

      No hay pan en la mesa,

      la carne es de buitre

      y el agua que no hay que tomar.

    • MEDIA SONRISA

      Media sonrisa al llanto

      y un cigarro de armar

      se dobla hasta el cansancio

      de pelear por pelear.

       
      Media sonrisa afuera,

      pero el pecho se parte

      y en cada paso en falso

      te dan ganas de estar

      más lejos.


      Te acostumbraste al cuento

      de arañar la pared.

      Sangrando hasta los codos

      por un poco de paz.


      Penando hasta vagar

      por esos ojos dormidos.

      Andando desparejo

      hasta obligarme a caer

      y dormir por dormir

      en casa.


      Media sonrisa al llanto

      y un cigarro de armar

      Me acostumbré al espacio

      que dejaste al partir.


      Media sonrisa afuera

      pero el pecho se parte

      y en cada paso en falso

      te dan ganas de estar

      más lejos.

    • CONDENA

      Una vez que el tiempo perdido

      acechaba a la muerte,

      dejé que un viento de tierra

      me hiriera los ojos.

      No pude ver a mi amigo,

      que estaba esperando,

      no pude verlo.

       
      La voz gastada del miedo

      me dijo hace tiempo:

      Se fue con otro esa noche

      que estabas de juego.

      Quise no ver a mis hijos,

      por la vergüenza,

      quise no verlos


      Si yo aquel dia lloraba

      y pedía la muerte.

      Si la seguí de rodillas

      pidiéndole a gritos partiera mi pecho.

      Si yo ahora tengo condena,

      se llama memoria.


      Ahora que todo esta calmo,

      rodearon la casa.

      Le puse fuego hasta el alma,

      le puse martirio.

      Ahora cumplí mi condena,

      me espera el olvido.

    • LOS VIEJITOS (INSTRUMENTAL)
    • CANCIÓN DE AMOR LEJANA

      Vos traes la calma, 

      dejando una estela azul de despertar. 

      Cambian los olores,

      y ese resplandor de mar

      cuando mirás.

       
      Y el vino adormece, en ese amanecer de bar...

      Que cuesta pensar.

       
      Trato de escucharte

      y oigo una canción de amor lejana.

      Brindis por saberte,

      durmiendo en algún lugar cerca de mi.


      Y abrazo esta almohada en este amanecer de bar.

      Que cuesta pensar.  

    • PORQUE TE IRÁS

      Ay, porque te irás,

      me hundo en el vino que entibia mi pena.

      Porque te irás,

      encuentro tu cara entre rostros sin nombre,

      porque te irás.

       
      Que alguien tire una soga,

      si yo me hundo en recuerdos

      porque te irás.


      Ay, porque te irás,

      colecciono palabras que saben a heridas.

      Porque te irás,

      ya no cuento las horas.

      Porque te irás,

      yo le lloro a los trenes.

      Porque te irás.


      Que apedreen al gallo

      y que resista la noche

      porque te irás.


      Que alguien tire una soga,

      si yo me hundo en recuerdos

      porque te irás.


      Ay, porque te irás

      este humo adormece ese quererte tanto.

      Porque te irás,

      ya no cuento las horas.

      Porque te irás,

      ya no secan mis ojos

      Porque te irás.

      yo le canto a la luna.

      Porque te irás

      ya perdi mi destino

      Porque te irás.

       

    • VIRGEN DE ACERO

      Alisaba una arena de cobre,

      recortaba las sombras

      temblando al sentir

      el viento y las olas.

       
      Recordaba una virgen de acero

      descubriéndose el rostro

      por primera vez.

      Ojos bien negros.


      Y esta arena que empieza a entibiarme los pies.

      Ella ríe y confiesa que nunca vio el mar.


      Alisaba una arena de cobre,

      recortaba las sombras

      temblando al sentir

      el viento y las olas.


      Recordaba una virgen de acero

      descubriéndose el rostro

      por primera vez.

      Ojos bien negros.


      Y esta arena que empieza a entibiarme los pies.

      Ella ríe y confiesa que nunca vio el mar.